Img 20220713 211133

Psicología

La psicología, en el ámbito de los trastornos del desarrollo, tiene como principal objetivo ayudar al paciente y familiares en lo que más le altere a su salud mental, e intervenir en lo que más le afecte negativamente. Así como, de promover sus capacidades y recursos, enseñar a adaptarse a sus limitaciones; siempre minimizando el impacto de estos problemas en la sociedad, apoyando y fomentando su inclusión social, participación y adaptación funcional, e impulsando la mayor independencia y autonomía posible.

PSICOLOGÍA2018 06 22 at 19 56 57

De forma más concreta y específica, se previenen e intervienen en:

Problemas en la conducta: comportamientos disruptivos (como rabietas, conducta agresiva, impulsiva o desafiante, llamadas de atención...), dificultades en el establecimiento de normas y límites, entre otros.

Problemas emocionales: falta de regulación de las emociones, poca tolerancia a la frustración, fobias, ansiedad, tristeza o estados depresivos, baja autoestima y sentimientos de incapacidad...

Del mismo modo, se trabaja en el desarrollo de una adecuada inteligencia emocional.

Problemas cognitivos: dificultades en las funciones ejecutivas (atención, memoria, concentración, flexibilidad, resolución de problemas…)

Problemas sociales: dificultades a la hora de relacionarse, bien por falta de habilidades sociales o bien por otros problemas emocionales o adaptativos.

Por otro lado, se interviene en la estimulación:

Estimulación multisensorial: se trata de trabajar y estimular la capacidad sensorio- perceptiva, para mejorar la respuesta a la información sensorial, optimizando así, su relación con el entorno.

Estimulación cognitiva: consiste en ejercitar y mejorar las capacidades cognitivas de la persona (razonamiento, control, memoria, solución de problemas, planificación...), mediante ejercicios dinámicos y prácticos, basados en técnicas y programas de estimulación cognitiva.

Para todo ello, previamente; se requiere una valoración y evaluación del caso para ir progresivamente planteando objetivos, adaptándonos a cada niño/a en el momento presente.

Se trabaja continuamente de manera activa con los familiares, a través de espacios terapéuticos individuales y terapias de grupo, con el objetivo de acompañar a la familia e intervenir en los problemas de los que se aquejan y sentimientos que le aflijan, aportando pautas y estrategias de actuación frente a las dificultades, ayudándoles a potenciar y optimizar las capacidades de sus hijos/as, potenciando al mismo las de familia.